domingo, 30 de octubre de 2011

EL PARTO EN ÁFRICA


De los 20 países con el índice más alto en mortalidad materna, 19 están en África Subsahariana y tan sólo el 1% de las muertes maternas se registran en países desarrollados

En África unas 600.000 mujeres mueren cada año durante el parto (50 veces más de las 12.000 que fallecen en Europa).



El riesgo de muerte en el parto podría reducirse drásticamente si las personas que asisten el parto simplemente se lavaran las manos. Esto no suele ocurrir debido a problemas con la higiene y el abastecimiento del agua y por incultura.

Las razones de muerte en el parto en este continente son:
  • Infecciones
  • Desnutrición (esto las hace menos resistentes al trabajo de parto y su sistema inmunológico está debilitado por lo que son proclives a sufrir infecciones). Además, esto afecta el posterior desarrollo del niño y las condiciones que tendrá al nacer haciéndolo más difícil que sobreviva.
  • Hemorragia
  • el parto obstruido
  • los trastornos hipertensivos del embarazo
  • las complicaciones derivadas de los abortos realizados en condiciones peligrosas.
  • Paludismo: puede conllevar una gran anemia y aumenta el riesgo de mortalidad infantil.
  • VIH: se ha convertido en la principal causa de mortalidad derivada de la maternidad en países muy afectados como Sudáfrica.
                            


Muchas de ellas mueren posteriormente al parto por las malas condiciones en las que se encuentran o por estar mutiladas sexualmente lo cual conlleva otras enfermedades que, incluso, provoca rechazo social y las obliga a vivir solas.
En 2006, sólo un 60% de los partos que tuvieron lugar en países en desarrollo contaron con la presencia de asistentes de partería cualificados. Eso significa que unos 50 millones de partos domiciliarios no contaron con dicha asistencia. La cobertura oscila entre el 34% en África Oriental y el 93% en Sudamérica.

Una de las candidatas a Nobel de la Paz del 2012 es Esther, una comadrona africana (creo que se lo merece mucho más que Obama) que recorrer cientos de kilómetros para asistir a todo tipo de partos. Esto lo hace bajo condiciones sanitarias nulas. La única luz que tiene por la noche es la luz de su teléfono móvil para poder asistir al parto.

Datos curisos:

Por cada 1000 niños nacidos vivos en:
  • Somalia: 200 mueren antes de cumplir la primera semana de vida (4 por mil en los países ricos)
  • Haití: Mueren en la primera semana de vida 180 de cada 1.000
  • Mali: 120 de cada 1.000 bebés mueren al poco tiempo de nacer.

UNICEF responde mediante:


  • Ayudar a mejorar la atención obstétrica de emergencia: Las investigaciones indican que la intervención individual más importante para una maternidad sin riesgo es asegurar la presencia en todos los partos de un agente capacitado con aptitudes obstétricas, que haya disponibles medios de transporte para llevar al paciente a un centro de salud, y que haya disponible atención obstétrica de emergencia.
 UNICEF trabaja también con encargados de formular políticas para asegurar que la atención  obstétrica de emergencia sea una prioridad en los planes nacionales de salud, como los documentos de estrategia de reducción de la pobreza y los enfoques multisectoriales, y presta asistencia a sus aliados y a los gobiernos con evaluaciones, capacitación y logística.


  • Sentar las bases de una buena atención prenatal: esto evitaría complicaciones en el embarazo y problemas post-nacimiento. También se podría repartir mosquiteras tratadas con insecticida para evitar el mosquito Anopheles (portador de la malaria/paludismo)


  • Ayudar a evitar la transmisión del VIH de madre a hijo: promocionar la distribución de antirretrovirales y programas de prevención para la transmisión de madre a hijo.
  • Matricular a las niñas en la escuela: esto beneficia la salud de la madre y del recién nacido, especialmente la educación de las niñas. Educar a las niñas durante seis años o más mejora drástica y uniformemente su atención prenatal y posnatal, y las tasas de supervivencia infantil. Las madres que han recibido una educación tienen una mayor autoestima, hay más probabilidades de que eviten la infección por VIH, la violencia y la explotación, y que difundan buenas prácticas de salud y saneamiento a sus familias y comunidades. Y una madre que ha recibido una educación suele tener más probabilidades de enviar a sus hijos a la escuela

Fuentes:
• http://www.elmundo.es/elmundo/2006/03/23/solidaridad/1143129912.html
• http://blogs.20minutos.es/madrereciente/2011/10/27/¿has-tenido-miedo-a-morir-en-el-parto-me-da-que-no/
• http://www.unicef.org/spanish/mdg/maternal.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada